sábado, 24 de septiembre de 2011

Un Lugar, Madrid - Opinión - La oferta de menú 20 euros que finalmente sale demasiado caro

Es un restaurante de cocina riojana.

La ubicación del sitio no está del todo mal, pero al salir del patio te encuentras en frente de un descampado, supongo que no es lo mejor para el negocio. El patio de restaurante es muy acogedor, tienen algunas mesitas para fumadores, clientes del bar.

El propio edificio del restaurante es bonito, con diseño, el interior está bien, todo nuevo, limpio, bien colocado. Dispone de una carpa con el techo abierto para poder ubicar a los fumadores, decorada con unas lámparas que crean un ambiente muy acogedor.

La primera impresión nada mas entrar fue buena.

Nos han invitado a este sitio unos amigos, y por no sentirnos mal no queríamos que se gasten mucho, pero al final nos convencieron porque la oferta era espectacular - menú 20 euros por persona sin bebida, contábamos con lo que nos va a subir a unos 30 por cubierto. Es bastante aceptable.

Pues no es así, señores. No sé qué era peor, o que nos traían las cosas que no pedíamos y nos las cobraron, o que nos trataron altivo y con un ligero desprecio (no os equivoquéis, hemos venido muy arreglados y bien puestos, pero parece ser que el maitre se sentía muy importante), o que al final no hemos podido hacer sobremesa ya que nos apagaron las luces y empezaron a colocar las mesasnada mas de terminar la cena. Fue un poco de todo.

Al final con oferta maravillosa de agosto con el rabillo de ojo vi que nos salio 50euros por cubierto (la cuenta no me dejaron ver en detalle, imaginad por qué), y de verdad que no merece la pena por este dinero pasarlo mal, que hay mucho más los sitios agradables que te tratan bien y que no te "echan" nada más pagar la cuenta.

No todo era malo. La comida era de buena calidad, hemos pedido de más la ración de pulpo con patatas, las gambas estaban muy bien. Para el segundo hemos pedido el solomillo de buey para una pareja y el rape para otra (son dos platos de menú a elegir) y estaba muy rico todo. Para el postre nos han traído unos chupitos de algo con sabor frambuesa, muy rico, y luego pedimos un postre de mango que estaba exquisito. Vino sirvieron correctamente.

Empezó de que querían pretender que pidamos sin traernos la carta, y eso que teníamos reservado el menú anunciado, es decir, que ya sabían qué vamos a comer. Pero bueno, por preguntar no pasa nada. Luego nos traen el aperitivo que no anunciaba el menú. Pretendieron que pidamos el vino sin traernos la carta de vinos. Luego nos pusieron 2 botellas de agua sin que lo hemos pedido. La pregunta es: por qué 2, y no 3, o una, es que si la bebida no incluyen, deberíamos pedirlo nosotros, o no? Esto no me gustó.

Luego mejor, después de las gambas nos traen la ración de los espárragos verdes con mollejas. Me quedé con ganas de decir: os habéis equivocado de mesa, esto no lo hemos pedido! Para qué llevar trabajo buscando el sitio con el menú cerrado para que luego te preguntan qué vas a comer y luego al haber pedido te traen las cosas que no has pedido? Parece absurdo, a que sí?

La amiga que nos invito se puso a reír, dijo que leía una opinión que dio muy baja puntuación al sitio por lo mismo. Así que nos dijo que no pasa nada, que este sitio es así y contaba con ello. Por que si no me lo dice, les monto una gorda. Por qué han decidido que nos gustan las mollejas? O espárragos?

Luego sobre el apagón de las luces al final de la cena os lo comenté. Teníamos que salir muy poco despues de pagar, pretendían que salgamos antes incluso, pero aquí hemos decidido que ya les vale y estábamos unos diez minutos más con una lucecita tenue. A lo mejor pretendían que tengamos más intimidad?

Decidid vosotros si os gusta este trato “tercermundista” o no. A mi me pareció a mi viaje por Egipto, donde para aprovecharse de los turistas les hacen las cosas por estilo.

Se merecen que les pongan la reclamación por lo menos para que no traen los platos que no pides en un menú definido, hemos sido muy estupidos de haberlo aceptado, y más todavia que hemos permitido que nos lo han cobrado. Se aprovecharon que todavía no teníamos mucho confianza con los amigos y no queríamos crear problemas.
Así se salvan los sinvergüenzas.

Para resumir, el sitio está bien, pero le hizo flaco favor el anuncio de 20 euros de menú, ya que no lo es, y el servicio de personal o politica del local (platos que traen cuando no lo pides + luces).
Cada uno debe decidir por si mismo, pero merece saber lo que puede pasar para evitarlo si no le gusta.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario