lunes, 26 de septiembre de 2011

Atlas Asni, Marrakech - Opinión - Un hotel sin pena ni gloria

Un hotel corrientito, corriento… de esos a los que se acude cuando lo que se busca es lo barato, a unos 50€ la noche con media pensión, eso sí, dependiendo de la temporada.

El Atlas Asni se encuentra en una de las zonas nuevas de la ciudad, quedando un poco retirado de la Medina, aunque el trayecto en taxi hasta el centro puedes sacarlo por unos 30 dirhams.

El hall del hotel es correcto, guardando la esencia marroquí, con una relajante fuente en el centro a base de azulejos de estilo musulmán, y donde poder disfrutar de un té conectado a internet (el único lugar donde hay conexión). También cuenta con una boutique en la que comprar los típicos souvenirs, sin los agobios del Zoco y seguramente de más calidad, eso sí, más caro evidentemente. Había algunas blusas y vestidos para dama realmente lujosos que no tenían nada que envidiar a las grandes marcas (o por lo menos a simple vista, no soy ningún experto en moda).

La habitación era justita, más bien pequeña, con mobiliario antiguo que necesita ser actualizado con un baño que era correcto, sin más. Una habitación de un hotel de 4 estrellas que en España llegaría justito a las 3, en el que yo sólo destacaría el balcón con el que cuentan.

En lo referente a la comida, tampoco es que sea para tirar cohetes. Para empezar, en el restaurante no se sirve nada de cerdo, perdiendo bastante el buffet, especialmente en los desayunos. Durante las comidas y cenas, que por cierto puedes ir olvidándote de los horarios españoles, hay poca variedad; prácticamente un plato de carne, otro de pescado, y todo lo demás vegetal. Eso sí que lo destacaría, si te gusta la comida vegetariana, aquí vas a disfrutar. Una cosa que no me gustó nada es, que el restaurante está justo al lado del jardín, y en las horas de comida, se abrían unos grandes ventanales, por donde entraban varios pajarillos, revoloteando con total impunidad y posándose sobre la comida sin que nadie hiciera nada. Me dio bastante aprensión.

La piscina hay que decir que no estaba mal, de tamaño mediano y con un número adecuado de hamacas y sombrillas.

Como nota negativa, hay que decir que el hotel sufrió un atentado en 2004; un integrista armado con un fusil de asalto mató a varias personas. Hoy en día, la entrada del hotel cuenta con un solo segurata, número que se me antoja escaso para poder garantizar la seguridad del cliente.

Mi consejo, si se goza de algo más de presupuesto, es optar por un buen Riyhad de la medina.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario