domingo, 30 de octubre de 2011

Restaurante Otxandiano, Vitoria-Gasteiz - Opinión - Trato pésimo

¡¡Hola de nuevo!!

En esta ocasión me gustaría hablaros de otro de los restaurantes que existen en Vitoria, os quiero hablar del restaurante Otxandiano. Este establecimiento se encuentra situado en pleno centro de la ciudad, su situación es muy buena para una cena de amigos, de trabajo e iniciar la fiesta en el Casco Antiguo de la ciudad, pues está justo al lado, detrás del mismo. Se encuentra situado justo en frente del museo de Arte Contemporáneo Artium, por lo que os resultará muy sencillo encontrarlo.

Por fuera tiene un aspecto robusto, con fachada de piedra. Por dentro el decorado es más bien tirando a vasco. Nada más entrar se encuentra la zona por así decirlo del bar, con máquinas tragaperras unas pocas mesas y la barra situada a la derecha. Es justo al fondo donde se encuentra el comedor. Se trata de una sala rectangular, no muy grande y dispone de varias mesas grandes, por lo que es ideal para cenas de celebraciones, trabajo o de amigos.

Como os comentaba era uno de nuestros restaurantes preferidos, entre comillas, más que nada por el precio porque eran unas épocas en los que unos no trabajaban y en cambio otros sí y había que elegir un restaurante barato para celebraciones o cenas, por lo que elegíamos éste ya que el menú costaba unos 20 €. De todas formas en el precio se notaba la poca calidad de la comida. Yo soy de los que prefiero pagar más y cenar bien, pero como éramos un grupo grande, había opiniones de todo tipo.

Por 20 € te ponían unos entrantes de jamón, ensalada, paté, entre otras cosas tipo entrante para compartir entre todos y luego tenías que elegir un segundo plato exclusivo por persona. Creo recordar que te daban una botella de vino tinto o rosado por cada 4 personas incluidas en el precio y también incluía el postre. Luego ya si te pedías café, chupito o copa no entraba en el precio.

Bajo mi experiencia es un restaurante que no os recomiendo para nada. La atención por parte de las chicas es pésima. Hay una chica de rizos, hoy en día no se si estará, que parecía que eso de trabajar no le gustaba. Prácticamente te lanzaba los platos a la mesa y los gestos de su cara mostraban una absoluta incomodidad. No he ido solamente una vez a este restaurante, os hablo de más veces y siempre estaba trabajando esta chica y la actitud era la misma. Además la comida como os digo no es de muy buena calidad, la comes pero no está sabrosa.

Hubo un día que organizamos una cena de Navidad con los amigos y a mí hay algunas ocasiones que parece que me dan bajadas de tensión y se por otras veces que tomándome un poco de azúcar, enseguida se me pasa el mareo. Pues ese día me dio y ví que al lado de la puerta de salida había un cuenco con azucarillos y cogí un puñado para ese día, por si me pasaba a lo largo de la noche. La camarera en cuestión me vio y me dijo: ¿Pero tú eres gili...? Yo le dije: ¡pero si solo son azucarillos! No me pareció una actitud muy adecuada para nada. Yo creo que la camarera en cuestión se basa en la clientela que hay ese día para comportarse de una manera o de otra y nosotros al tratarse de un grupo grande de chavales no nos trataba con respeto.

Por todas estas cuestiones yo no os lo recomiendo para nada. Desconozco si el menú del día está bien y si hay otro tipo de camareros/as pero yo las veces que he ido siempre ha sido la noche del viernes o del sábado y el trato no ha sido nada bueno y la comida bastante sencilla.

Un saludo a todos y gracias por leerme y valorarme.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario