lunes, 4 de julio de 2011

Hotel Oasis Islantilla, Isla Cristina - Opinión - Hotel Oasis Islantilla, deja mucho que desear.

HOTEL OASIS ISLANTILLA, DEJA MUCHO QUE DESEAR. Contraté mi reserva con la agencia de viajes Logitravel, del 03/07/2010 al 10/07/2010, (7 noches), pensión completa, dos adultos y un niño, 934 euros. A mí llegada al hotel, problemas para aparcar el coche cerca del hotel y bajar las maletas. Después, 35 minutos de cola en la recepción. Cuando me tocó, eran aproximadamente las 13:00 horas y una señorita muy amable me dice que hasta las 14 horas no se entregan habitaciones, pide mi número de teléfono y me dice que me llamará para entregarme la habitación, (mentira, no me llamo nadie) . Respiro hondo, como es el primer día de vacaciones no quiero cabrearme. Mientras tanto nos fuimos a comer. A eso de las 15:15 horas y viendo que no me llamaban fui a recepción, (25 minutos de cola). Me dan la llave de la habitación, (llave de toda la vida, no tarjeta), contrato la caja fuerte, 14 euros toda la semana, (llave con bombín, nada de clave numérica). Solicito plaza de garaje, pero no hay, precio por día, 13,50 euros. Aparcar en las cercanías del hotel una odisea.
LA HABITACIÓN; Estudio en la 5ª planta, sobre la entrada principal del hotel. Habitación sencilla, con una pequeña cocina en la entrada y un frigorífico grande para meter bebidas. La cama de matrimonio de 2 metros, una gozada, la televisión pequeña, de 18 pulgadas +- y antigua. El cuarto de baño normal, pero con algunas hormigas, el lavabo perdía agua, no sé por dónde. La habitación está mal insonorizada, entra todo el ruido de la calle. Por la noche, si hay jaleo en la calle, no se puede dormir, (me toco la semifinal España Alemania), aunque en este caso se perdona.
EL BUFET; Es más de un 3 estrellas malo que de un 4. La comida es muy repetitiva y de poca calidad. Hay que estar a primera hora, ya que hay cosas que no reponen. Alguna noche nos pusieron chuletas de cordero (pierna), más dura que un risco y con sabor a congelado, no había cola para servirse. La que sobró, nos la pusieron al día siguiente camuflada con una salsa. Las paellas malísimas, solo las hacen de arroz, aunque en el cartelito ponga, paella de marisco, carne, etc., del café y zumo ni os cuento. Solo ponen mantel y servilleta de tela en la cena, en el almuerzo y desayuno, servilleta de papel y en lugar de mantel un trozo de papel cuadrado debajo del plato, (bastante cutre, creo yo). El pescado poco, de baja calidad y peor cocinado. La fruta escasa, melocotones pequeños, verdes y congelados, las naranjas ni las probé por la pinta que tenían. Lo único decente, las ciruelas. Me queje al jefe de comedor por esto último, le dije que como era posible que no pusieran fruta del tiempo, (melón, sandía, piña), va y me dice, que era raro, que tal vez hubiera problemas con el proveedor, (respuesta preparada). Los precios de las bebidas en el bufet excesivos, dos botellas de agua y una coca cola, 7,80 euros, no se paga en efectivo. Cualquier cosa que consumas en el hotel, se carga a la habitación, y a la salida del hotel se abona, después de media hora de cola.
El personal del hotel muy amable, yo diría que en algunos casos un poco excesivo. A la entrada del bufet , los camareros te hacen el pasillo, situados en fila a ambos lados de la puerta y te saludan como si fueras una estrella de cine, (algunos camareros ponen cara de estar un poco hartos de hacer el payaso).
La piscina del hotel muy bien, hay muchas hamacas y no dejan reservar. La animación del hotel muy bien para niños. La playa a 100 metros, toda de arena blanca, con muchas conchas pequeñas junto a la orilla y con poca profundidad en los primeros 20 metros para poder bañarse con los niños. A 200 metros hay un centro comercial con supermercado, tiendas, bares y restaurantes, (cubo de 6 quintos de cerveza 3 euros, tapa de docena y media de gamba de Huelva, pulpo, camarón, 5 euros), a 100 metros discoteca Penélope.
Espero que os sirva de ayuda mi experiencia.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario